domingo, 15 de julio de 2018

Desde Oropesa con Amor

Os dejamos con nuestro último viaje y reflexiones por tierra de Oropesa, y sus ecos de piratas que el mar nos cuenta a través del patrimonio, como la torre de Oropesa donde se sitúa la acción de nuestra denuncia a favor de seguir trabajando, como nuestro antepasados, en un patrimonio amenazado por el desarrollismo como pasa en mi huerto en vall d´Uixó. No muy lejos, de Oropesa a Vall d´ Uixó, siguen habiendo piratas que navegan por las cloacas.


I.
La escena ocurre en el acantilado de los Mártires sin tierra en Oropesa del Mar , junto una  vieja torre del siglo XVII para alertar de los piratas. EL mar baila su tango renovado entre las rocas. Trae el agua cantora un eco de pasos y rumores de voces que se adueña del recuerdo de dos emprendedores de Vall d´Uixó, que ascienden por el escabroso sendero del peñón,  entre mar y roca , cuya estrecha cumbre  corona la monumental Torre custodiada de palmitos, aliagas y tomillos. Las gaviotas planeando mecidas por el viento pasan muy cerca de sus cabezas. Y desde allí, horizonte marino, la voz puede viajar tan lejos como un mensaje en una botella. Es capaz  llegar a todos los oídos del mundo que es una caracola.
(Yo, hablando con el mar y el aire)
Oh Torre sobre el mar de Juan Sin tierra. Yo, sobre este acantilado, el llamado Angelillo de la Vall d´Uixó , en Oropesa estoy fuera de mi huerto desconsolado. El dolor me acompaña en cualquier momento. Siento desde aquí el acecho y la fiereza de corazón de los pulpos, robando en mi tierra todo mi trabajo. Noto sus  tentáculos sobre mis verdes calabacines. Nace de mis vísceras, un profundo asco sobre este mar  mirando hacia Vall d´Uixó, como el que no acostumbrado viaja en barco y se marea. Me acompaña la triste miseria de ese lugar vaya donde vaya. Puedo ver el pueblo a más de 80 kilómetros de distancia, y quienes me están robando.
Vosotros chusma, -¡ estáis hundidos! y yo sobre la piedra del acantilado, aún floto sobre los resto del pasado.
 ¡ Venga a mi la lanza y la espada para atravesaros!
Es cuestión de tiempo que tropezemos mi arpón, y vuestros brazos.
Mientras el concejal de empleo os promete 20.000 leguas de viaje submarino, con empleos en los caminos.
El azadón bajo el agua, y respirando por el tubo de cerveza a la sombra de las higueras.
Oh mar renovado, lánzate sobre esta franja de tierra, que tiene más cloacas que huertos sembrados.
Vuelve mar como hace miles de años,  a que sea tu reino marino Vall d´Uixó.
Llévate a esta gente mar adentro, hasta la isla de los plásticos, y que allí funden un nuevo imperio, con el mismo concejal de empleo, la misma chusma, las misma tradiciones, y que sea la bellísima alcaldesa convertida en princesa.
Desde Oropesa del Mar con amor a Val d´Uixó  Angelillo de Uixó.
Amen.


martes, 10 de julio de 2018

Quisiera saber Chalana bonita-fauna en extinción en Castellón


El siguiente poema  son las últimas palabras dedicadas en el entierro de mi jardín a una chalana, ave cada vez más escasa en Vall d´Uixó. Fue recogida hace dos días en medio del camino de San Antonio cuando paseaba en un trineo tirado por mis perros. La primera noche y el primer día lo paso bien, comía con apetito y parecía que iba a salir adelante, sin embargo , el mercurio hoy,  día que me temo que  va a ser muy trágico para la fauna local , especialmente para las aves que crían, se ha disparado a más de treinta grados. Hay que sumar a este calor , un fenómeno extraño que está dando que hablar. Nadie escucha las chicharras cantar , ni ve abejas polinizando las flores...
I
Quisiera saber chalana bonita,pájaro cantor;
 ahora que se ha hundido el cielo en torno a tus plumas que van a ser tierra,
¿ Por qué tu corazón paró de pronto?
Cuando tu diminuta boca acariciaba mis dedos llenos de alimentos.
Comías, bebías, respirabas.
Parecía que lo más difícil estaba hecho.
¿ qué secreto te ha llevado a la muerte?
Quisiera saber si ha sido el calor.
Como una mano invisible asesina mandada del cielo.
El mismo cielo al que invocabas en tu canto.
Oh pájaro cantor, chalana bonita, ave inocente.
Quisiera saber que la muerte no es el fin.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons

viernes, 6 de julio de 2018

Resucitar en Teruel es no vivir, y en Vall d´Uixó sufrir.




Introducción.
El siguiente poema esta basado en hechos reales, transcurre por el manantial  de la Escaruela, en Sarrión,  y por la rivera del río Mijares. Las huellas de la naturaleza de ese lugar abandonado y lleno de armonía se unen íntimamente a  la renuncia a la vida de dos desempleados de Vall d´ Uixó que han ido a pasar la ITV a Teruel . Aprovechan la ocasión para dar un inhabitual paseo lejos de Vall d´uixó, ambos desgraciados fuera de su ecosistema habitual,  sienten una profunda desolación por sus vidas que una vez amaron, y que han perdido al quedar excluidos primero trabajo y ahora ya del mundo, que vuelve a surgir ante ellos, como un lugar hermoso. Para no enloquecer de tristeza y melancolía por toda la vida que se han perdido estos años, y tener que cambiar el rumbo de sus vidas ,deciden volver a Vall d´ Uixó a seguir con su triste existencia lo peor que puedan. Allí ,una lluvia de petardos, gritos, anuncios de la alcaldesa, y discusiones de borrachos y drogadictos , les dará animo para mal vivir un poco más en un paisaje , patrimonio  y sociedad, que los valleros y valleras están consiguiendo llevar hasta sus últimas consecuencia: la extinción.
*****

Era tarde para renacer en un ocaso en Teruel.
Volver a vivir ¿ para qué?
Era un alegre revivir caminar por la rivera del río Mijares.
A cada paso, el intimo dolor de la nostalgia por el tiempo perdido, parados.
Y un deseo de irnos cuanto antes de Teruel, a Vall d´ Uixó a sufrir.
A nuestro paso, río abajo, el alegre canto de los mirlos acuáticos, la garza real, algún pato, los pica pica pinos.
La yedra entre los chopos, las encinas y los olmos.
 En el recodo del sendero de nuestro camino, en medio de la nada, aparece una vieja casa cubierta de naturaleza con la puerta abierta.
Oímos la voz de un niño dentro , nos detenemos contemplando la casa completamente abandonada.
Una voz desde la casa dice que no pasemos, cuando llegamos  a la puerta.

En el cielo una señal luminosa nos indica el camino hacia el mar  que debemos emprender.

(Yo, a Antonio)
¿ has visto Antonio los límites que tenemos?-
Antonio.
Hacia mucho tiempo que no salía de Vall d´Uixó. Para mi , hacer esto que hacemos hoy de pasear en la naturaleza, y ver sitios como este , era habitual.
Yo .
Ya no hay solución para nosotros, nuestra vida ha enraizado en un lugar marchito, como la muerte que se hunde en la tierra. estamos condenados al hastío  en Vall d´Uixó. Solo la muerte nos puede librar.
(Giramos y nos vamos por donde hemos venido.  No podemos resistir más sin lamentarnos por estar a gusto en un lugar. Antonio vuelve la cabeza, y contempla los últimos rayos de sol cayendo sobre el río que forma sombras blancas y azuladas que se hunden en el agua envueltas en un torbellino de mariposas amarillas. Una lágrima resbala de sus ojos y cae amarga hasta el centro de la tierra)
Yo.
No mires atrás Antonio que es peor, acepta un horizonte sin esperanza. Se fuerte, volvemos a casa. 
Antonio.
Bien Ángel, bien.
Una urraca camina con nosotros y nos pregunta
 ¿ a dónde vamos ?
Yo a la urraca.
A Vall d´Uixo ¿ te vienes?
La urraca levanta el vuelo cantando
No gracias me quedo en Teruel hasta que venga alguien de Ibiza.
Angelillo de Uixó.


 Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.





martes, 19 de junio de 2018

Mal vivir en Vall d´Uixó.

Bajo este titulo tendrá lugar una charla en el casal popular  de Castellón sobre todo un pueblo, el de Vall d´Uixó.
Su patrimonio, su cultura, en estos momentos se tambalean, se derrumba como las murallas de Jerico. Ha sobrepasado los límites que nos damos las personas para convivir. Todavía no sé muy bien como voy a explicarlo, ya que soy yo  el que tiene que hablar. La siguiente reflexión, es un canto de esperanza ya que ayer cogí más de cuatro kilos de bachoquetas, y relata un poco el día a día.


Uno de tantos días; había pasado como tantos sin que pasara nada más que la vida. Pensaba sobre la mala vida. Había enganchado a los perros  al trineo para cargar agua para regar la huerta a primera hora de la mañana. Las palomas de las aceras volaban cuando los trabajadores abrían los portales para irse al trabajo en sus coches. Los vehículos que acaban de arrancar pasaban por nuestro  lado. El sol iluminaba el barranco por donde bajábamos. Los perros llevaban la cabeza inclinada al suelo, trotaban despacio siguiendo el camino mientras el trineo, monótono, giraba lentamente sus ruedas subiendo y bajando entre las piedras del Belcaire. Los saltamontes nos seguían saltando por centenares entre las hierbas de la rivera de lo que quedaba de una charca casi seca en medio del barranco.  las golondrinas cruzaban por los arcos del puente de San José . Sobrevolaban nuestra cabeza capturando los insectos que formaban una nube blanca a nuestro paso. Sobre el puente se escuchaban las voces cotidianas, distantes, perdidas,  de la gente que paseaba a primera hora de la mañana. La gangrena del hastío y la apatia de tantos años de exclusión y dolor moral  a los que nos había condenado, quedaba entre los muros de mi casa resquebrajados por falta de mantenimiento. Ahora, ante nosotros se  abría la visión de nuestro huerto. El sol bañaba las hojas de los calabacines, las bachoquetas, los pimientos. Frutos de colores rojos, verdes, amarillos...  se exhibían colgando entre las cañas o coronando las mismas plantas. Kilos y kilos de generosos frutos después de tanto esfuerzo se nos ofrecía como la gloria de un general victorioso , pero insuficientes para abandonar la mala vida  y ganar esta asquerosa guerra. Los perros tiraban pacientes del trineo dispuesto a dar la batalla como algo natural, sin plantearse si ante nuestra situación de miseria, represión y ostracismo  había que rebelarse. Para mí, superados los límites de lo tolerable en el ámbito de la represión laboral , social y económica en Vall d´Uixó , era necesario  llevar la protesta hasta sus últimas consecuencia- pasara lo que pasara. Dentro de unos días, tendría lugar   una charla sobre lo que me ocurrió  aquí,  y pensaba:
 ¿ cómo puede mi desdicha hacerse eco en  otros hombres, y tejer entre nosotros un lazo de fraternidad? si hasta ahora he sido negado, repudiado, excluido, reducido hasta las consecuencias de llegar a vivir como una bestia entre la comunidad hombres que me rodea. 

Angelillo de Uixó.

jueves, 14 de junio de 2018

El área de mi valla. Propiedad y patrimonio.

¿Puede mejorar la propiedad privada el patrimonio, o es la voluntad el que lo mejora?
En nuestra siguiente historia basada en hechos reales desvelaremos este misterio.



Cae sobre la espalda de un pobre diablo que levanta una valla en un terreno medio árido, una fotografia. El misterioso hombre que le ha fotografiado, se asegura de que no le ha visto hacer la foto. El fotógrafo  se encuentra sobre el puente de San José disimulando , sin atreverse a seguir su paseo con normalidad, por si le descubre el fotografiado. Hace como que  mira la charca seca que hay bajo del puente de san José. asoman  los esqueletos de dos patos a los que tiran migas de pan  los chiquillos por costumbre, como cuando vivían. Pasan unos minutos, este hombre abandona la escena caminado despacio, silbando, y mirando a la persona que levanta la valla. Este le ha visto retratarlo por el rabillo del ojo. Ha presenciado como un camaleón la escena mientras ataba con alambres la valla. sonríe. Sabe lo que va a pasar con la foto, esta acostumbrado a la represión social y económica, y a estar vigilado en vall d´Uixó.
¡El último alambre!- exclama dando vueltas a los alicates y cortando el lazo cuando está bien unido. Se levanta de la posición de rodillas que ocupa. Dos unos pasos hacia atras ,y contempla satisfecho la valla como un artista ante su gran creación. La valla guarda un impresionante bachoqueral repleto de bachoquetas colgando. Entre unos naranjos, y las cañas de las hortalizas, están escampadas las garrafas azules de treinta litros para llenar agua , y el trineo con el que va a cargar el agua de la fuente.
Le llega el aroma de las frescas verduras y las plantas aromáticas. Y nota como a lo lejos, ahora de frente, un hombre gordo de mediana edad con su mujer le hacen fotos de frente. El hombre hace aspavientos indignado. El pobre diablo ya sabe donde van a ir a parar estas fotos. Mientras permanece de pie junto su valla, asoma por el puente de madera  un jubilado   con un palillo entre los dientes que mastica. Mira como si fuera un pecado levantar una valla. Trae los ojos hundidos bajo la gorra de tela de la caja rural San Isidro, y  pese a su débil aspecto de anciano minusválido, no ocultan  sus ojos la fiereza y vileza de esta vida decrepita que aún mantiene. Se acerca ranqueando a la valla y al pobre diablo ,que mira paciente su valla. El anciano le hace una foto que sabe el pobre agricultor  a donde la va a llevar.
Puedes opinar sobre mi valla. - le invita el  hablar.
No es tuyo este terreno. Hace mucho que te vigilamos.
Tres años creo- le comenta el agricultor.
 no puedes poner una valla- le gita el viejo.-
El pobre diablo sabía cuando levantaba su valla que no   comprenderían su gesto los muchos minusválidos que le rodean, que son la  mayoría de habitantes de vall d´uixó. Mira al  miserable anciano y hace pedagogía como un progresista.
El área de mi valla es proporcional a mis dominios, y está inversamente relacionada a la propiedad y a la ley. Esta pretenderá destruirla ,porque es un símbolo de mi poder. Sé que vais a enviar estas fotos al ayuntamiento a modo de denuncia. Pero esto os digo. EL Ayuntamiento  de Vall d´Uixó, nada crea, nada hace, pero dice que hace todo y para todos. Incluso para mi. Es posible que se preocupen por lo que hago. Y esto es lo que  hago:
 vallo mis dominios, para que pasen.
 Pueden por fuera meter sus hocicos, como  tu  haces anciano decrepito. Si lo desean pueden soplar y soplar, todos juntos y la vez, para derribar la valla. tu también molesto ser mal viviente, sopla ante mi valla. Es fácil que así la autoridad la derribe, pues está metida en un simple hoyo y cubierta de paja prensada, y la puerta el un palet atado a una cuerda. Por eso es fácil que crucen esta valla sus legítimos propietarios ante la ley del hombre, el Ayuntamiento,   y entren a  mis dominios y lo derriben todo, pues los que defienden la propiedad y la ley :- trabajan para el estado. Es decir que no crean nada, y no hacen nada. Su lucha por la existencia consiste en  defender la propiedad. Propiedad que ellos previamente han robado.  A ellos los llamo ladrones y los expulso de mis dominios cuando pasen.
EL anciano entonces grito ante la valla del agricultor, pues los dominios  de la injusticia se lo comían.:
Maldito, maldito. No es tuyo el terreno. Te voy a denunciar al Ayuntamiento. Yo soy socialista, y ni estoy de acuerdo con  Jesús , ni con el reparto de las riquezas. Cada cual tiene lo que se merece. Maldito.


Angelillo de Uixó.