jueves, 10 de octubre de 2019

9 Octubre, resistimos con un mundo nuevo en nuestro corazón

Resistimos con un mundo diferente en nuestro corazón.



Caían banderas de varios metros de  España y  Valencia colgando por la fachada  de la azotea de una finca céntrica  de gente de dinero. Se trataba de una  provocación el 9 de octubre del año 2019 a los manifestantes anti fascistas que desfilaban por el centro de Valencia  . Desde arriba de la azotea hacían el grotesco saludo fascista unos falangistas a los manifestantes . Habían preparado una guerra psicológica esperpéntica a través de un enorme despliegue de altavoces. Un chirrido eléctrico parecido al grito multiplicado por un millón de una abeja, zumbó los oídos de  los manifestante a un radio de medio kilómetro. un fascista iba conectando en serie los altavoces  donde empezaron a sonar  himnos de la legión y del fascismo , a los que los manifestantes respondían  chillando,  o se reían mirando   invitándoles que no les miraran y se tiraran desde la azotea.
Miré  hacia le cielo. Veía girar las enormes e imponentes  hélices de los helicópteros entre las nubes. Estaban  totalmente quietos sobre las cabezas de los fascistas de la azotea  que semejaban esos famosos monitos  nerviosos y chillones  llamados macacos, esos que dan  vueltas por las copas de los árboles  haciendo el imbécil y burlándose de sus depredadores que no pueden subir.
 Un escuadrón  de drones pasó a toda velocidad metiéndose en callejones hacia la calle Cuba
 La policía anti disturbios  formaba un negro cordón en la acera evitando  que nadie entrara a la finca , separando a los fascistas de los anti fascistas.
Yo iba con unos amigos en la manifestación del grupo anti fascista, pero me sentía ajeno a muchos  aspectos de esta manifestación que se celebraba una fecha teñida  de nacionalismo,  uno de los peores males de la humanidad.
Maldigo todo nacionalismo.
 El nacionalismo siempre es genocida.  Para que naciera el pueblo valenciano, se eliminó de esta tierra culturalmente ,y en gran número físicamente,  a los musulmanes que aquí vivían. Un 9 de octubre se conquistó valencia.  Hace casi mil  años, un día como hoy  las tropas de Jaime I, tras una dura batalla abrieron las puertas de la ciudad, cruzaron el foso y colocaron sus banderas en las torres de una ciudad humeante por la batalla. Desde arriba, Jaime I un  9 de octubre, levantó la visera de su casco y contempló en silencio, sudado,  cubierto con sangre la armadura ,  un campo de batalla lleno de cadáveres, caballos muertos, lanzas clavadas sobre cuerpos humanos , mujeres llorando, niños delirando, bandadas de cuervos que elevaban el vuelo espiando  cuando alguien se acercaba a los cadáveres, para volver a caer sobre la carroña humana cuando se alejaba.

El pueblo Valenciano al que pertenezco ¿ qué me importa a mí?
¿ qué le debo a Valencia, qué le debo a España?

Cuando nací lo hice desnudo, conformé crecía e iba conociendo la cultura de mi tierra , cada vez la temía más sin saber la causa, de pequeño me aterraba cuando iba a misa y  veía en el colegio Santiago Apóstol a su  Dios crucificado. Empecé  a comprender mientras me educaba en el colegio,  los malos trabajos que me esperaban  viendo  el rostro de cansancio de mis padres. En las calles veía heroinómanos, policías de gris pegando a manifestante por el desempleo en los años 80. Desde pequeño me pareció  triste  la vida de una persona que vive dentro de este sistema.  Siempre he buscado a hombres y mujeres que sintieran lo mismo que yo. Hasta ahora lo que más he encontrado es desesperanza, tinieblas,  confusión en todos lados, incluso dentro de mi.  EL poder confunde  toda esperanza de otros mundos posibles , la quema del mismo podo que  un soldador quema el hierro para unirlo con un electrodo , y ya nunca se escapa. Cuando se desune  se rompe, y se tira la pieza defectuosa.
El mundo ha sido creado por nosotros, el mundo es dominado por una idea forjada por otros, todos tenemos el derecho y el poder de crear otro mundo posible, pero  ese otro mundo posible,  tropezará siempre  con el poder si es libre. La manipulación del mundo no tardó en surgir en una esquina.  Después de reírnos de esos pobres lunáticos inofensivos  de falange, vox o España 2000, meras marionetas que salían a cumplir su patética función de agredirnos verbalmente por las calles, tropezamos con un enemigo  tan poderosos como los drones: La prensa.
Violentos contra el anti fascismo, manipuladores del anti fascismo, es gente muy peligrosa. Llevan el mundo en su corazón  de un calamar tintero, es gente servil  que piensa , están dotados de gran  poder económico,  y trabajar para corporaciones que  organizan la construcción  del mundo, difunden pensamiento y opinión, pone los ladrillos mentales donde acabamos encerrados. Es el arma principal hoy en día del sistema: la información.
La prensa es  un tiro al corazón de un mundo diferente.
Misión imposible cambiar el sistema, están como agentes en cada esquina un periodista  dispuestos a llevar a un tribunal a  cualquiera que sea crítico contra el sistema.
Tras dejar que mi cara fuera filmada por la prensa mientras el periodista testimoniaba  que éramos radicales y violentos manifestante ebrios   de odio  e irreverencia anti democrática  que coreaban que la calles eran nuestras.
 ¿ Y ahora que las calles son de ellos, qué harán? Cerraba  así el periodista su crónica.
Entre los manifestantes caminaba en silencio, siendo yo uno más entre miles y miles de personas que avanzaban, con la luz de su mundo interior iluminando sus tinieblas  como la luz que brilla del cuerpo de la luciérnaga . Miles y miles de lucecitas encendidas, parpadeando, avanzando contra el poder , buscando mundo  diferente, y no lo conseguíamos. caían como ascuas en mi corazón las palabras de los manifestantes, resonaban a una miles voces coreando:
, els carrers serán nostres ,
Las calles serán nuestras.
Un eco silencio  respondía a los manifestantes desde los grandes edificios donde emana el poder:
Las calles serán vuestras, pero las instituciones y el poder nuestro.
La puerta del mar surgió como un fantasma iluminado por farolas en medio de la noche . Allí en su rotonda monumental   llena de símbolos del nacionalismo valenciano y del nacionalismo fascista español, con sus cruz por las caídos por Dios y por España situada bajo su arco. Un horror legal, un símbolo anti democrático, un tic  cultural  del poder que no ha podido censurarse y les delata. Conocemos su amor al arte y lo que entienden de la belleza ,es el sadismo, y la voluntad de crueldad, creando monumentos a los genocidas. Su mundo interno son llamaradas de odio.
Jueces, policías, partidos políticos, banqueros, empresarios, periodistas, curas,  en ese arco de la puerta del mar estaban representado su mundo: el INFIERNO.  En eso han convertido todos ellos nuestra vida. El arte es necesario para todos los seres humanos. Los nacionalistas y fascistas también necesitan del arte para sobrevivir.  Hormigón sin imaginación ninguna en forma de cruz esvástica, dos SS de hierros en un balcón les emociona, un bosque quemado, balanzas trucada para engañar a su propia  ley,  espadas, guillotinas, una fosa común estimula sus apetitos, las luces de un burdel les invita  a pasar  como si fuera un museo donde hacer una puja, el sobre del soborno también es cultura. Cruces, cárceles, el llanto de una mujer, el ahorcamiento de un preso en una torre, el pasodoble torero,  la violación que encubren de un niño si ha sido uno de los suyos, llena de arte, imaginación obscena, y cultura nacional   la redacción de un juez,  un policía, un periodista,  un fiscal. Una tradición de torturas y tormentos que se remonta desde  la edad media y no ha cambiado,  solo ha evolucionado. Un orden jerárquico feudal  con una tecnología que torquemada ni soñó.
Las instituciones serán siempre nuestras, os habla  el poder, eco incesante que me repetía como reflexión interior ante los gritos entusiastas de mi compañeros de que las calles eran suyas y los barrios los iba a limpiar de fascista.
Y yo miraba a los fascista de acera que nos increpaban, me parecía una película absurda.
Verdaderos majaderos. Esos fascistas calvos, medio lerdos no me preocupaban lo más mínimo. Incluso me parecían simpáticos , honestos, amigables, los alegres muchachos de España 2.000 besando el aguilucho como si fueran las bragas de mi novia y amenazando  con matarnos.
De la trinchera nunca vamos a salir, allí sucumbirá nuestro mundo diferente, tan profundo está como el mar en nuestro corazones.
 Marineros. ¿ quién los rescatará?
En una trinchera debe habitar el que no es fascista en esta democracia.
Siempre esperando el ataque, a veces por la idea, a veces por la palabra, a veces por el lenguaje.
Idea, palabra, idioma es nuestro lenguaje, pero el lenguaje del fascismo es el odio y el nacionalismo.
Compañeros de trinchera, les podemos engañar aquellos que nos da igual el catalán, el valenciano y el español, hablando como mestizos.
Pero entonces corremos le riesgo de ser aplastados por la ley mordaza y las leyes de extranjería.
Así que hagamos una canción festiva en nuestra trinchera.
Angelillo de Uixó.








domingo, 6 de octubre de 2019

La llamada de los lobos de Alfondeguilla.






Los lobos todavía guardan un último  camino en la sierra de Espadán , aunque más que camino es un sendero. Recodo donde se encuentran a través de un puente el hombre y la tierra, realizando delicados equilibrios entre el medio ambiente y la nada. El hermano lobo aún está entre nosotros sin conocer su identidad con nosotros. Convertido amigablemente  el lobo  en el mejor hermano del hombre,  el hombre en un lobo para el hombre, y el hombre en  un enemigo  para el lobo .  ¡El hermano lobo y el hermano hombre! ambos están en serio peligro de desaparecer de nuestros caminos y nuestras vidas, en estos tiempos de esta triste España. Pesimista es el hombre y es el lobo cuando salen al camino sobre esta geografía, plano a escala de una  pésima España presente, que viene de ser ayer una depresión de miseria en toda su extensión, no habiendo rincón, aldea, pueblo  donde no exista el llanto, el aullido del hombre por ser dueño  de unas vida sin destino posible.  Pronostican las ciencias, por todos los campos de ambas castillas, que la ignorancia acumulada  a raudales por sus dirigentes,  y atesorada por este pueblo llano, sumiso, cargado de cadenas y envidias, que le  aguarda un futuro que hace temblar a las hierbas.
El lobo se despide del paisaje en la geografía de este país, pero le sigue su extinción el hombre. Pero la vida siguen en el campo  hermanos del hombre y del lobo, seguirá en las  ciudades llenas de gentes, pero no de hombres, así como el país  seguirá albergando vegetación,  tan perdidas y rebosantes de gentes nuestros pueblos , aldeas y ciudades que desearan su pronta extinción.
Mis hermanos lobos y yo vamos trotando de Vall d´Uixó a Alfondeguilla, uniendo nuestros corazones con el camino,  de tal modo lo vamos construyendo, que ya no existen esas zonas negras de muerte , destrucción, desesperación personal que han dejado , dejan y dejaran como huella de angustia vital y paso por la vida, mis paisanos ,en sus obras, en su carácter,   en el paisaje y en mi corazón. Eso se ha despedido para siempre. Ahora somos libres, aplastados por la fuerza de la ley mordaza, obra de ingeniería sin igual  para hacer pasar las mente de un lado a otro. La nuestra ya bordea la total y absoluta  indiferencia  social por el hombre y la tierra de esta España, a la que yo ya no pertenezco. Sea mi rey, mi patria y mi ley la total indiferencia. Si puedo pasar un día feliz en esta amarga tierra, que viva España, su ley , su rey, y su sociedad, para mi solo cuenta el  simple manantial al que nos dirigimos. Agua pura casi quieta, sombra de las rocas en lento movimiento, manantial casi de goteo que se desliza suave entre los guijarros , las adelfas, y  las raíces de las gramas de pantano, pasando por la bóveda  de un milenario  acueducto romano, de piedras entre las paredes de un escarpado cañón rocoso y rojizo, acueducto    que parece que sujeta las paredes de su derrumbe ,  es la imagen del paraíso en la tierra que hemos olvidado. Así es como lo recuerdo mientras los pedales van girando  y los perros, mis lobos , van tirando de las correas , pues ellos empujan una especie de trineo con el que viajo. Se trata de una bicicleta accionada por pedales y la fuerza de mis canes que van delante trotando como potros enganchados a los arneses.
Al pasar el primer mirador asoman  las paredes rocosas de la sierra, cubiertas de enormes  árboles  que habitan  en paredes verticales de las rocas sin tierra, aferrados enormes troncos de alcornoques , de cientos , quizás hasta toneladas de peso, anclados a la pared por las raíces que han excavado  muchos metros en la pared de la montaña para soportar el peso de la gravedad en la que flotan. A lo lejos se ve el pueblo de Alfondeguilla con la blanca palidez de sus casas, insignificante todas ellas bajo las moles rocosas. Rápidamente queda a nuestra espalda y se pierde en su estática monotonía.  Nuestro camino discurre por una pista cortada, casi tallada por un cuchillo, a un lado de las montañas. Zigzaguea entre pendientes muy pronunciadas, con bosques en su ladera de  alcornocales, entre claros  y claros producidos por deslizamientos de tierras que han dejado rocas tiradas de las cumbres erosionadas donde no crece nada debido a las toneladas de escombros depositados  sobre la tierra.
En una curva detengo a mis compañeros. Me apeo de la bicicleta mirando el horizonte, como hiciera Colón al poner pie en tierra en América. Sobrecogerse al ver tanta exuberancia. El fondo del barranco se presenta como una clásica selva. Frente a nosotros asoman como torres en la lontananza de un camino con el que se debe luchar , cual gigantes, las monstruosas  paredes del cañón donde se encuentras el Arquet al que vamos. Siento esa sanción que debieron sentir  los aventureros al adentrarse por un paraje  peligroso. Tal es la grandeza del lugar que podrían ser el paisaje de las minas del Rey Salomón. Sin embargo, es otro tesoro el que en aquel punto lejano se encuentra. Un arco romano, el último símbolo de civilización de la Sierra de Espadan. Después de eso, solo habrá vegetación y minas de pirita, mercurio, hasta llegar a otro pueblo llamado Eslida,  donde un castillo musulmán, o moro, como prefieren decir por aquí, nos muestre que por allí paso una vieja  civilización consumida por las brozas, las paleras, la encinas y los alcornoques.  
Mis hermanos lobos están inquietos. Quieren seguir el camino por la pista, no les hace gracia la escalada, así que los tranquilizo con suaves palabras pasando mi mano por su lomo intranquilo. Cae rodando una piedra al agacharme, ellos sacuden la cabeza.
Amigos míos, sé que no os gusta estos senderos, sois lobos prudentes, a la vez que intrépidos . Pero como vuestro capitán,  os quiero llevar a un lugar importante para vosotros.  Es una orden bajar el barranco. Tener paciencia y calma. Ahora debéis tirar despacio. Formaremos una caravana, uno irá delante de otro bien atado por los arneses de tiro,  y yo al final con la bici. El que vaya delante debe ser cuidadoso, si cae caeremos todos por el barranco.
Poco a poco vamos bajando, de tal modo que parece que vayamos escalando. Al llegar al suelo del barranco y mirar hacia arriba, compruebo que ya no se ve la pista. Conforme andamos  ya por el suelo del barranco entre las paredes del cañón, empieza a aparecer agua. Cada vez hay más y las paredes se hacen más estrechas,  hasta llegar a una parte que casi cubre el cielo, y el agua por las pozas por las rodillas. Sobre nuestras cabezas  solo se ven paredes rocosas formando un circulo abierto por un pequeño lado. Los perros se tiran a unas pozas incluso atados a la bici . Esta la dejo en el suelo para filmar la escena, como hiciera un descubridor de las fuentes del Nilo. Mariposas blancas vuelan por todos lados, pequeños peces encerrados en una poza dan sombra al fondo del agua. El arco romano surge como una joya de la arqueología que acabara de ser descubierto. Es como si estuviéramos en otra dimensión, lejos del paisaje  conocido, en otro mundo, y por qué no decirlo, otro mundo mejor que el hay 6 kilómetros abajo.
Les hablo a mis perros como si fueran los testigos de mi descubrimiento, mientras ellos chafan el agua con la patas y descansan en las hierbas.
Escuchad hermanos lobos, hace tiempo que quería traeros a este lugar, como viene con vuestro padre antaño. Aquí solía escribir mis historia  que tantos años de amarguras me han traído y quizás la muerte. De eso hace más de 10 años, en el 2008-2009 visitaba con frecuencia este lugar huyendo de una realidad con la que comprometí y con la que hoy he roto para siempre. Luego deje de venir a este lugar, cuando perdí el coche y me quedé estancado entre miserables. Este lugar está igual que siempre. Algo más seco, algo más sucio, pero la esencia no se ha perdido.
Camino hacia una pequeña cascada.
En esta roca pulida por el agua durante miles y miles de años, sentado  me enfrente al sistema quijotescamente escribiendo, y grotescamente voy a terminar. Hoy ya no me importa que este lugar se seque, ya no me importa que las legiones romanas trajeran el derecho romano y la civilización a nosotros. Vivan los barbaros que destruyeron la civilización.  ¿ Veis hermanos lobos esas paredes rocosas de más de 40 metros de altura que casi se cierran sobre nosotros? Fue el agua las que las separó, la que hundió este lugar tantos metros. El agua ablanda la roca, es la más fuerte de todas las cosas que existan en este planeta. Antes que este acueducto, hace miles y miles de años, vuestros ancestros los lobos aullaban sobre esas rocas a la luna. EL más fuerte de ellos, el líder se colocaba sobre esa roca y dirigía la caza por este barranco. Se guarda en la conciencia esa ancestral la escena. Resuenan en las paredes de betún, en el agua de seda los aullidos de canela de vuestros ancestros,  por eso este lugar en forma de diente de lobo, el colmillo del barranco , es el emblema de la ecología de varios municipios como Vall d´Uixó y Alfondeguilla.
Sin darme cuenta las palabras ya no me salían, y mis perros que no me prestaban atención hasta ese momento,  se abalanzaron sobre mi de forma efusiva levantándose a dos patas como un humano  mientras yo aullaba.
Angelillo de Uixó.

 Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

sábado, 28 de septiembre de 2019

como agua de borrajas para el cambio climático.






Hablar del cambio climático y movilizarse junto los estudiantes por las calles es algo elevado.
Contar  que personalmente se consume todo lo que se puede consumir, y sincerarse explicando que si le dejarán a uno  consumir todo lo que pudiera, lo haría, denota una gran bajeza.
También queda bastante mal ir a las movilizaciones por el cambio climático, y luego irse de tapas.
Pero este es el pan nuestro de cada día:
el consumo.
Por eso quiero ser optimista.
Todavía quedan bosques con árboles , con  arbustos, con flores, con  ardillas saltando por las ramas, y nidos de aves  en las copas.
En el mar siguen habiendo peces, yendo de un lado  a otro  bajo los plásticos que flotan en una única dirección para juntarse  como una masa, y formar una bonita isla llamada toxicidad. El resto del mar sigue siendo azul como hace millones de años.
Así que hermanos de especie.
 Seamos felices y optimistas, no dejemos que el negativismo colectivo nos afecte en lo personal.
La vida son dos días, una dulce sinfonía que una conciencia medio ambiental corona como una guirnalda.
Escrito estaba en muchas pancartas  en la primera huelga por el clima  en la que participé , señalando  el consumo como causa principal  de los problemas medio ambientales de nuestro planeta.
Había muchos estudiantes famélicos   que se alimentan de macarrones y pizzas, siendo apoyados  por un colectivo de padres de familia de clase media, gente con conciencia social que ya hacia años que se habían colocado en un buen puesto en la administración, o abierto su propio negocio que les iba bien.  Ahora iban con sus hijos satisfechos de su vida a manifestaciones y ferias ecologistas con pancartas contra el consumo. Esta gente con experiencia,  habían reservado mesa en el bar para cuando se terminara la concentración a las puertas de subdelegación del gobierno de Castellón, y tener asegurado  donde comer un buen solomillo.
Gente como yo, que se había juntado con unos amigos en la concentración , nos costó caminar  un poco por Castellón para encontrar sitio para cenar. Esto no era un efecto del cambio climático, sino  lo lleno que estaba todo el día de la huelga de consumo y por el clima.
Hubo momentos de desaliento, y algunos quisieron irse, pero al final permanecimos juntos y cenamos bien y barato  en un bar Cubano.
Yo probé el sanwinch cubanito, y el mayor acto anti consumo que hicimos fue no tomar mojitos a modo de protesta, porque alguien que conocía bien ese local al que era asiduo aseguro que habían disparado el precio de los mojitos  desde hace poco.
¡Ya ni en un bar cubano puedes tenerlo todo a precio del pueblo!
El capitalismo es el responsable del cambio climático, los políticos solo nos facilitan lo que queremos:
Consumir todo lo que nos dejen.
La manifestación de ayer, si tuviera que reflexionar sobre ella, empezaría escribiendo:
Agua de borrajas es lo que quiere la gente para frenar el cambio climático.
Angelillo de Uixó.


 Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

viernes, 27 de septiembre de 2019

La maravillosa extinción de abejas y gente





I. La maravillosa extinción de gente.
Y así los astros anunciaban un día de dolor sobre mi vida.
La luna en forma de amarillos cuernos   pendían sobre  ella.
Un rojo capote subía a buscarla del lecho marino,
Oscuro era todavía el sombrío pueblo de la Vall  d´Uixó.
Triste  hora de un nuevo amanecer,
clonado del de ayer, clonado del de mañana.
Incesante era el susurro de los obreros moviendo a sus labores como yo.
El sol nacía para iluminar la desgracia más alta de todo ser viviente:
La  de ser hombre.
¡ Maldita sea la hora en que nací, y malditos sean los hombres que  conmigo viven,
Hágase su extinción!
Tras estás divinas  palabras pedaleé al trabajo esperando morir,
Deseando llegar puntual para no ser despedido.
Tuve suerte ese día y me tocó fumigar.
Cuando se fue el encargado, tiré al suelo las mascarillas y el equipo de protección,
con gran devoción empecé a trabajar.
Nada más alegre que aquello que mataba respirar,
¡ojala pudiera fumigar a toda la humanidad!
Sé que algún día alguien lo conseguirá,
Parar el ADN, mutarlo, colapsarlo, crear un virus letal…
Aniquilación instantánea y global.
Rezó por ese Mesías de la ecología que ha de llegar a ayudarnos.
¡ Hágase su voluntad, y el resto a respirar!
Siento en mi oración dañar a los que amen a los hombres,
y aún tengan esperanzas en la humanidad.
Ojala ellos consigan aliviar a los débiles de espíritu  que sufren,
echándolos del planeta, ejecutándolos, o metiéndolos en prisión.
Hágase  real  su señorío letal,
y sea la humanidad dominada ,
por los más crueles y poderosos hombres.
Solo la crueldad y la honestidad  nos puede salvar de nuestra mala conciencia.
Amen.

  1. Maravillosa extinción de abejas.
Y en el silencio del desempleo y la ley mordaza,
Se escuchaba entre las colmenas ,
un susurro de unas abejas que oraban y trabajaban.
¡Oh abejas!
Vosotras sois amigas que voláis alrededor de nuestras cabezas
Laboriosas abejas,
tan necesarias para  labriegos, cocineros  y nuestras vidas.
¡ Todos nos preocupamos por vosotras!
Estáis en el centro de muchas conversaciones,
Incluso entre los políticos que ni miran por la gente que ejecutan.
Y hacen todo  lo posible para que se mueran sin verles a los ojos
Como cuando hicieron desparecer del planeta a las tribus Abipones, Chiquillanes, Jujuyes, Timbres, Yacambis, entre otros miles y miles de aborígenes.
¡Hasta ellos preguntan por vosotras, pequeñas e importantes  revoltosas abejas!
Vale más vuestra humilde vida , que la de muchos hombres, imperios y naciones.
¡Nadie quiere ni pensar que pasaría, si vosotras fuerais extinguidas!
Hay científicos pro sistema que asesoran a gobiernos que aseguran,
que sería peor que vosotras desaparecierais que banqueros y accionistas de la bolsa.
¡Ved con que valor os aprecian  esos mal nacidos!
y vosotras tan humilde, tan tranquilas entre nosotros,
sobrevolando con ese susurro tan alegre y goloso.
¡Oh abejas!
III. La evolución.
Del campo al invernadero. Han cambiado tanto  las formas de producción agrícola,  como han cambiado los delitos.
Hasta hace poco no era delito atacar la medio ambiente, ni dañar a los animales. Ahora está equiparado el daño al medio ambiente o a un animal como dañar a una persona. Por no contar en lo emocional,  para millones y millones de humanos es más importante la vida de su perro o de su loro que la de su vecino.
Incluso se aplauden iniciativas en España por la legalización en Kenia de matar a un furtivo  que caza rinocerontes.
Y esto es el principio, la evolución de los delitos conforme evolucione la conciencia del hombre nos llevará a que será delito penal realizar prácticas que contribuyan a aumentar la temperatura, o ir a prisión por malgastar agua, cosas que hoy no son delito pero van a ser, como era inimaginable hace 20 años que alguien fuera a la cárcel en España por  escribir sátiras o hacer chistes de Carrero Blanco.
Y es esta mala conciencia del hombre moderno, un auto engaño  de que va a hacer un mundo sin dolor , sin sufrimiento, sin violencia, la que lo va llevar a desaparecer.
Ya hay muchas voces que desean la extinción humana. Su conciencia hermanos no puede más. Eras, milenios, siglos, y siglos de crueldades, injusticias, guerras, y nada cambia. Uno contempla el mundo ¿ y qué ve?  La imagen del hombre, su huella destructora,! hasta el clima lo hemos modificado! – Lo impensable- Somos el cáncer del planeta. Solo puede haber un tipo de justicia autentica, y para que sea autentica debe ser radical. Nada de manifestaciones como las que se producen estos días de unos conservadores que se asustan de la contaminación y quieren paren el cambio climático.
Estos son más envenenadores de la tierra con sus buenas intenciones revisionistas, que los que tiran uranio al mar o una bomba nuclear.
La verdad es que lo único que puede salvar el planeta es la extinción humana. Y esta se producirá por su conciencia. Una humanidad asqueada de vivir, decidirá desaparecer dentro de nueve siglos. Trabajarán gobiernos, ONG, científicos, en preparar una aniquilación feliz del ser humano.
Será algo espectacular y hermoso, mejor que un sumani, un huracán , o un terremoto, que de forma cada vez más frecuente, anuncia a extinción, cuando  se lleva por el aire, el mar,  o al centro de la tierra a toda una población.
La conciencia del hombre moderno, humanitario y racional,  no va a cejar en este intento de destruirse, y lo conseguirá, como ha conseguido tantas cosas.
Apostemos por el humanismo nuestra vidas.
Nosotros , no veremos esa alegre evolución, solo podemos aportar lo mejor de nuestros genes, los más sensibles y cualificados,  para que vayan planeando la destrucción de la humanidad.
  1. Los intereses en el camino.
Caminante,  no hay camino,
Solo el interés te hace andar,
Y al echar la vista atrás,
Verás tus huellas y un gran vacío,
que has dejado en este mundo.
***
Una tarde de hastío y melancolía,
Llevado por los  sentimientos de desaparecer,
Quise volver a donde tenía mis huertas.
Hoy son pastos del abandono como mi alma.
De nada sirvió mi esfuerzo, ni mi ejemplo.
Nadie ha seguido.
En el camino encontré una vieja higuera.
Sus ramas estaban heridas.
Este hombre moderno de conciencia intelectual ,
Sensible, ecologista, casi mujer.
Había puesto en el camino a las ramas lacitos de colores.
Era bonito en una higuera la tela amarilla, verde y roja.
Pero hería sus ramas y le hacia sufrir.
Al final todos somos demasiado sensibles,
Y tuve que quitar esos lazos pidiendo desaparecer de este planeta,
Antes que contemplar a cada paso tanto dolor para que haga bonito.
V suicidio del hombre moderno.
Triste es la vida del hombre moderno y el destino que tiene por delante.
Hoy cuentan mis compañeros que un vecino de unos cuarenta años se ha colgado.
Otro más a la larga lista mensual, una  o dos personas caen al mes  en Vall d´Uixó  por su propia mano.
Yo mismo he pedido cita al psicólogo municipal por este motivo, y me han dicho que es estoy bien, que es normal y sano pensar en suicidarse.
La noticia de los suicidios no suele interrumpir la monotonía de mal vivir aquí.
Hay una gran comprensión en general por los que  se quitan del medio por su propia voluntad.
Angelillo de Uixó.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

viernes, 20 de septiembre de 2019

Bandera Blanca, canción de resistencia final




Coro de rocas y algarrobos llenos de sofás y mecedoras rotas, colchones esparcidos entre los espinos y la hojarasca de los pinos. Plásticos por todos lados ahogando los tomillos, algodones sintéticos de almohadones , telas desgarradas y podridas llenas de pulgas y piojos, formando un mantillo sobre el humus del suelo. La ermita de San Antonio coronando este flanco del barranco del rincón de Montesinos. Entre las rocas, suenan los tacos de las botas de un hombre que llega a este lugar escondido  entre las rocas. Esta es la  sede de un grupo ecologista de Vall d´ Uixó. Se quita las botas con las que chafa a un grupo de hormigas, y se tumba en el sofá ahuyentando a unas ratas. Escupe en un agujero del suelo dando en el ojo a un conejo que sale de  su madriguera.  mata varios mosquitos tigres que posan en su brazo, mira su móvil. Le  acaba de llegar una convocatoria  del forn de la Barraca, en el corazón de la huerta de Alborada, amenazada por el derribo para ampliar una carretera, un grupo de manifestantes paran las maquinas y piden ayuda por las redes sociales para que les apoyen acudiendo con su presencia.
Este hombre contesta a quién la ha enviado el wassap.
Desde el grupo ecologista del rincón de Montesinos, nos preocupa el asfalto que acaba con la riqueza de nuestros suelos,
 nos preocupa el aumento de temperatura global al que esa carretera innecesaria va a contribuir.
Nos llegan noticias de que hay presión policial, de que están identificando a los manifestantes ,y advirtiendo o amenazando, como se prefiera decir, con las consecuencias penales de parar los trabajos.
Nos preocupa también acabar con la cabeza partida, detenidos, o multados de por vida, o las tres cosas juntas.
También nos preocupa el aumento de temperaturas y el incierto futuro de planeta.
Nos preocupa-
Por eso sacamos la bandera blanca y hacemos como que no sabemos nada.
Somos gente preocupada, os mandamos en nombre de nuestro grupo un manifiesto de apoyo y esperanza.
He aquí que al final para ganar la batalla por la justicia social lo mejor es sacar la bandera blanca.
Después de hacer un llamamiento de la desobediencia civil, y la resistencia  para conservar el medio ambiente y el patrimonio histórico cultural  por parte de nuestros camaradas de Alboraya , tras llevar la empresa a las fuerzas de seguridad y plantear un escenario de detenciones y patadas a los manifestantes, se ha optado sabiamente por no resistir para ganar la batalla a largo plazo.
¡ Os anunciamos que la tenemos ganada!
Somos optimistas.
La temperatura del planeta no parará de subir y el capitalismo se derretirá como un iceberg.
Paciencia camaradas.
Angelillo de Uixó.

 Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

martes, 17 de septiembre de 2019

El Planeta de los Simios Españoles



El Planeta de los Simios Españoles.

Nada más llegar a la costa de Moncofar perdimos el horizonte de la vista , a mi espalda quedaba la sierra de Vall d´Uixó de la que veníamos . El mar estaba a unos pocos metros, lo presentía, aunque no lo podíamos divisar. Las gaviotas volaban sobre los tendederos de ropa blanca semejantes a velas de pesqueros  en las azoteas de nueve alturas, y algunas aves marinas llegadas del vertedero , posaban en las enromes grúas de la construcción abandonadas  como si fueran el mástil de un barco pesquero  perdido en un mar de hormigón y asfalto. El sonido del mar resonaba entre los sótanos de las cocheras que  inundaban  los coches como si fueran submarinos   cuando había gota fría, como estos días . Tras los últimos complejos de fincas a primera línea del mar ,surgían unos  pocos metros de costa y:  
el Mar chocando contra el paseo marítimo.
Cuando saltamos del bordillo del paseo  a la arena húmeda, mis husky que empujaban la bicicleta quedaron detenidos como yo, mirando el majestuosos  e impresionante paisaje de agua con sus patas sintiendo la textura fina por la que empezaban a caminar
¡Lo habíamos conseguido!
 después de casi dos horas de viaje , y unos 15 kilómetros de travesía por caminos rurales esquivando las carreteras:
 ¡ llegábamos al mar!
 Una escollera metida en el agua a menos de dos metros de la orilla, cuyas moles negras de piedra sobresalían  como un iceber de cantera , partía en dos la costa con el mar , protegiendo una playa turística desbordada por el temporal. Unas gotas desprendidas de una enorme ola desintegrada contra las rocas, mojó nuestros rostros mientras permanecíamos quietos y en silencio. Las olas chocaban entre sí hacia todos los lados, llenando el aire de espumosa blancura que desaparecía en pocos segundos, como en una fiesta  liberal cuando abren las botellas de champaña celebrando  empresarios y políticos locales la construcción de una nueva urbanización, puerto deportivo  o campo de golf. A nuestra espalda,  edificios construidos en el 2008 y no vendidos , caían sobre ellos mismos carcomidos por la corrosión del salitre, y algunos albañiles apuntalaban de mala gana las vigas con aluminosis de los edificios con carteles de en venta.
Una gaviota que daba bandazos a derecha e izquierda formando con sus alas un paracaídas, cayó  pocos metros de donde estábamos. Entre los guijarros y el agua  empezó a pescar mientras las olas rotas por el espigón  pasaban sobre su cabeza . Los perros tiraron de la bicicleta yendo hacia el ave, las cadenas se tensaron y los hierros de la bici chirriaron mientras yo la sujetaba con fuerza para no caer arrastrado. La gaviota al vernos, imagino que extrañada de esa especie de animal de tres cabezas y diez patas, empezó a elevar el vuelo mientras los perros veían como se les iba. Entonces comenzamos a caminar por la costa, como si fuéramos lobos marinos de un mar aullando. Nuestros pies estaban mojados y los oídos taponados de un ruido  ensordecedor. Los husky apenas escuchaba mi voz dirigiendo el camino, e iba a su merced paralelo a la costa. A mi espalda quedaban las huellas de mis pies, las de mis perros, y el surco de la bicicleta que el mar borraba al instante. De repente, a mi izquierda, se hizo un claro en el paseo, y pude observar como sobresalía en este paisaje monótono de cerramiento cerámico  y fincas , unas pequeñas dunas repletas de flora. Era unas las últimas que quedaban , y estaban  delante de dos lujosos  chalets. Esas dunas, que tendrían unas extensión de unos 100 pies , no llegaban  ni siquiera a ser tan grandes  como las dos fachadas de los chalets, y parecían que formaran parte de su jardín, más que de la naturaleza,  pero aún así eran gran valor ecológico, paisajístico, y de reclamo turístico. Incluso habían colocado unos carteles explicando como era antes la costa.  Abandoné la bicicleta que al caer empezó a mecerse sobre la orilla  del mar sujetada por las cadenas de los husky. En  mi desesperación me incliné de rodillas sumergiéndose dos dedos en el agua a la que golpeaba con el puño gritando:
¡ Malditos seáis maniáticos , yo os maldigo, maldigo vuestro negocios, vuestras guerras, , os lo habéis cargado todo, no habéis  dejado prácticamente nada ,acabaréis con toda la humanidad con vuestra codicia, malditos, malditos…!
Angelillo de Uixó.

 Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.







martes, 3 de septiembre de 2019

Elefante, viaje por el paleolítico de Castellón

Elefante en la nación paleolítica armada.

a través de la alegoría del elefante, que aquí significa la justicia dispuesta a aplastar a cualquiera que le moleste, hago un resumen de un diario del arte no es delito pasando por varios puntos significativos de la historia de este país que he recorrido en el mes de tregua que dan los jueces en Agosto antes de entrar a matar.



Diario del arte  no es delito, al abrirlo  Don Cece del Valle de Uixó , detiene entre sus dedos la pluma de escribir del papel, contemplando una vieja fotografía que encuentra entre sus páginas. En ella, se contempla como en un espejo evolutivo  de hombre  nostálgico cuarentón, aunque recio y lleno de vigor ,  pero con la melancolía del que tiene un pasado reciente perdido, y un futuro consecuentemente arruinado  en pleitos, en esa fatalidad del destino absurdo que es  la justicia Española, encarada  contra su arte, calificado de odioso, tras un pronunciamiento del 2015 donde amordazaron, secuestraron los jueces, los políticos y empresarios: la libertad.
Unas palabras nacen de sus labios censurados en un monologo distraído lleno de ternura, contemplando cuando  aún poseía una graciosa  melenita castaña que brotaba pura en su hoy cabeza  cuarentona rasurada:
Este era yo cuando tenía 25 años.
Era joven, guapo, inteligente, poseía un gran talento. Tenía todo lo necesario para triunfar. Hoy me pregunto:
¿ qué me paso?
Como es posible que me acabara convirtiendo en un enemigo publico de la nación.

30 de Agosto del 2019.
Hoy he viajado en el tiempo, a uno de los yacimientos del paleolítico superior más importantes del País Valenciano, cuando entonces era una nación del silex, una gran potencia en la fabricación de raspadores, puntas flechas, arcos,  hachas, cuchillos, y otros utensilios para la caza. ¡ Qué poco ha cambiado socialmente este país ¡ He llegado a la balsa pluvial de Soneja, se encuentra en lo alto de una montaña, y es uno de los paisajes  más bellos que haya visto nunca. Su lago forma un gran ojo cristalino donde se reflejan las nubes. Sus rocas de rojo rodeno están cubiertas de matorrales, y a la otra punta del lago, unos árboles grandes hunden sus raíces en el agua. La sombra de unos patos cruzan por el agua y el canto de las ranas llaman a las lluvias. A este lago venían rebaños de hombres hace 18.000 años a cazar manadas de animales. Entonces matar costaba mucho, era difícil, todo un logro colectivo, por eso la vida perduraba.  hoy matar no cuesta nada. Lo hacen las maquinas, y la vida perece fuera de esta corta orilla conservada como una reliquia prehistórica.



1 de septiembre del 2019.
A mis compañeros del grupo del arte no es delito. La tregua de agosto de la justicia ha terminado. Mañana el curso judicial se reinicia como las cacerías del paleolítico tras las lluvias.
Estoy  frente las murallas de Sagunto, es domingo y no puedo dormir más,  mañana despierta el elefante con toda su maquinaria dispuesta aplastarme. Sobre los murallas y el  teatro de la ciudad milenaria  veo  que se ha elevado  de nuevo el sol , y ondea sobre mi cabeza que reposa en la hierba del circo romano.
Me va  a dar de lleno en la cara cuando caiga, seré aplastado cuando acabe el ocaso.
Por las noche viene y va  como un fantasma  el elefante cuando cierro los ojos.
Sabéis que fui  fue a luchar yo solo  contra toda la nación paleolítica rechinando los dientes.
Pensé  que ganaría, y ahora viene toda la nación para vencerme.
No son bastante altas estas murallas, ni las trescientas firmas para salvarme.
Mañana despierta el elefante.
He afilado como un silex cada palabra, pero la nación paleolítica  sabe que soy un tierno mamut, y huelen  la justicia española mi  débil sangre de poeta.
He respirado tranquilo en mis campos durante el mes de agosto, he sentido la paz cinco minutos bajo una Jacaranda con una gato negro en sus ramas  pidiendo al señor:
Lava, lava las manchas de mis ropas y mis  heridas, porque me llevan sucio y herido a un juicio sabiendo que no tengo culpas, hasta Cristo  me gira la cara para no verme como tantas veces él,  sacrificados por los siglos de los siglos los corderos que sacaron la lengua  en las naciones paleolíticas. Los perros  conocen mi historia, son testigos de que no estoy lleno de odio ni rabia, pero aún así me han condenado al  infierno los sabios y justos demonios.
Les  daré mi última palabra  camino del cielo:
“Bienaventurados los que lloran porque serán consolados,
Bienaventurados los benignos porque poseerán la tierra,
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos porque alcanzaran misericordia.
Bienaventurados los que sufren persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados seréis cuando los hombres os maldigan y os persigan y cuando profieran toda clase de calumnias contra vosotros. Alegraos entonces y regocijaos por que tendréis en los cielos una recompensa grande” ( San Mateo)

2 de septiembre.
Bajando  el poblado Ibero de Orley, por el sendero que desciende  hacia Xilxes , la luz del sol se pierde entre las columnas del edificio del  deposito Segarra y un bosque mediterráneo que florece por los roquedos de la montaña . Un amarillo huevo sumergido entre los picos  se va volviendo más negro, y a las espaldas del fondo, surge la vinosa oscuridad marina que va subiendo alcanzando mis últimas palabras:
Oh Ocaso,
No sé cuantas veces podré de ti.
No me olvides Sol.
No olvides a los más pobres de tus hijos.
Ni a los árboles, ni a los arbustos, ni a las flores,
En la nación paleolítica del silex.
Oh Ocaso.

Angelillo de Uixó.